En mayo del 2019, el Master of Wine británico Tim Atkin visitó la isla de Tenerife. Ademas de Master of Wine, Tim es un galardonado periodista, locutor y comentarista de vinos. También es juez de varios concursos internacionales de vino y fotógrafo. En definitiva, uno de los más importantes prescriptores del mundo del vino a nivel internacional.

En su visita a la isla, tuvimos la suerte de tenerle con nosotros en Viñátigo, donde hablamos sobre nuestra labor en el rescate de las uvas de Canarias y donde disfrutamos mucho catando y compartiendo nuestras elaboraciones.

Posteriormente, el periodista y master of wine británico ha publicado varios artículos con referencias a la viticultura en la isla de Tenerife. El último, hace unos pocos días, en la edición de febrero/marzo de la revista Gourmet Traveller Wine, titulado «Taste of Tenerife«.

En el mencionado artículo, Tim Atkin comienza recordando los Canary Wine y la importancia de los vinos de Tenerife en el comercio internacional durante los siglos XVI, XVII y XVIII. Varios siglos de legado que han dejado en la isla de Tenerife, hoy en día, un paisaje de viñas excentas de filoxera, muchísimas con más de 200 años de antigüedad, 82 variedades de uva, 98 productores y 5 denominaciones de origen.

A mediados del siglo XIX, los viñedos de Tenerife cayeron en picado por varias razones, y no es hasta el comienzo de la década de 1990 cuando comienza su resurgir.

Para el Master Of Wine Británico, «Tenerife es cómo las Naciones Unidas del Vino«, o cómo dice Juan Jesús Méndez de Viñátigo: «Somos parte de Europa, pero también somos la primera área del Nuevo Mundo«.

Es seguro decir que listán negro y listán blanco son las uvas más importantes con diferencia, representando alrededor del 85% de lo que cultiva Tenerife; significativamente, hay al menos 10 clones diferentes de cada uno.

Tim Atkin en su reciente visita a Viñátigo

Después de eso vienen marmajuelo, malvasía, albillo, vijariego negro (sumoll de Cataluña), negramoll, listán prieto (misión de California y país de Chile), baboso negro ( Alfrocheiro de Portugal), tintilla, gual y otras.

Según Tim,  describir los caracteres de estas uvas tampoco es fácil, ya que a menudo se mezclan y tienen diferentes aromas y sabores según la altitud, el aspecto, el tipo de suelo, las fechas de recolección y las técnicas de vinificación. A exepción del baboso negro, los vinos de Tenerife tienden a ser frescos, de cuerpo medio a ligero e incluso un poco salados.

Atkin finaliza su artículo con una selección de vinos catados durante su visita a la isla, en la que destaca nuestro Viñátigo Elaboraciones Ancestrales Blancos 2017.

2017 Viñátigo Elaboraciones Ancestrales Blanco, Islas Canarias (13.5%):

Etiquetado bajo la DOP Islas Canarias, producido enteramente a partir de uva gual. Tánico, intenso y con piel de naranja, jazmín y membrillo, es como un vino blanco cruzado con un tinto, que muestra gran profundidad y estructura. 94 puntos

 

Tim Atkin MW

*Puedes leer el artículo completo de Tim Atkin en el siguiente enlace (inglés): Taste of Tenerife