Coolture Magazine es una plataforma online cultural y de tendencias con gran difusión y repercusión en nuestro país. Estos días se han echo eco de la extensa trayectoria de Bodegas Viñátigo y de las características volcánicas del terroir que dotan de singularidad a nuestros vinos.

Reflejamos aquí el amplio reportaje publicado agradeciéndoles su gran interés por la actividad de nuestra bodega.

Coolture Magazine.- 12 de abril de 2017, Barcelona

Todo empezó en 1990, a partir de un viñedo centenario de la finca Cabo Verde, cuando nace la aventura de Viñátigo. Están ubicados a las afueras del pueblo de La Guancha, donde se mudaron unos años después de nacer. Con unas condiciones mucho mejores, se ha desarrollado todo el proyecto de recuperación y puesta en valor del enorme patrimonio vitícola de las Islas Canarias.

Fruto de este trabajo, han conseguido dar a conocer y dignificar muchas variedades autóctonas: Listán blanco, Malvasía aromática, Marmajuelo, Gual, Vijariego Blanco, Verdello, Listán negro, Negramoll, Viariego Negro, Tintilla y Baboso Negro. Todo este esfuerzo se ha desarrollado dentro del máximo respeto al medio ambiente, aplicando técnicas de cultivo sostenibles. Bodegas Viñátigo posee ocho parcelas en diferentes puntos geográficos de la isla de Tenerife. El resto de las uvas con las que elaboran los vinos proceden de viticultores que año tras año entregan su producción en la bodega siguiendo estrictamente los planes de cultivo sugeridos.

Arquitectura integrada
Después de los primeros 7 años en la pequeña y antigua casa tradicional canaria, ubicada en el casco del pueblo de La Guancha, donde se adquirió una importante experiencia, unida a numerosos viajes a las principales zonas del mundo, dio origen al proyecto que en el año 1997 originó el edificio que actualmente alberga la bodega, en el que se combinan elementos arquitectónicos tradicionales con modernas formas, donde se utilizan materiales propios del lugar como la piedra volcánica, la teja envejecida y materiales más modernos como el hormigón visto y el acero inoxidable.

El edificio se desarrolla en tres niveles, dos de los cuales están enterrados, permitiendo trabajar por gravedad, más respeto a la integridad de la materia prima y menos consumo energético. La zona de degustación y venta se encuentra en la primera planta, ambientada con unas coladas volcánicas naturales, a la que se accede a través de una rampa de madera que desciende a través de un cono volcánico, permitiendo disfrutar de los vinos que se elaboran en la bodega, en el interior de un ambiente volcánico, ya que son vinos surgidos de El Teide.

La bodega se ubica en unas instalaciones modernas, muy funcionales y que permiten la aplicación de procesos de elaboración muy respetuosos con la uva, con un mínimo consumo energético. la bodega cuenta con una zona de degustación y venta, volcánicamente ambientada. Todo el edificio está recubierto de un aislamiento natural construido con roca del lugar, así como con un sistema de autoventilación que garantiza la conservación de la temperatura y la adecuada renovación del aire.

Los vinos
La ausencia de la temible filoxera ha posibilitado que en Canarias se conserven muchas variedades únicas en el mundo, ello unido a las características volcánicas de los suelos y a la adaptación de los varietales a los numerosos microclimas, les confieren una extraordinaria personalidad y unas cualidades únicas. Los vinos canarios son excepcionalmente únicos, únicos por naturaleza. La recolección se realiza 100% a mano, transportándose a bodega lo antes posible, para preservar al máximo la calidad.

Vinos clásicos. A partir de las dos variedades más extendidas y aplicando modernas técnicas de elaboración se obtienen los vinos Viñátigo Blanco, blanco afrutado, rosado y tino.

Vinos varietales. Fruto de más de una década de trabajo en la recuperación de las variedades minoritarias de Canarias, muchas de las cuales se encontraban al borde de la desaparición, ahora podemos disfrutar de las sensaciones de una colección amplia y extraordinaria.

Ensamblajes. Un vino donde ensamblan las variedades blancas y otro en el cual ensamblan las tintas. Cada año utilizan las variedades que consideran convenientes y en la proporción que se determine en función de las condiciones climáticas de cada cosecha.

Ancestrales. No solo profundizan en la búsqueda, conocimiento y ensamblaje de sus variedades, sino que abren caminos en la recuperación de formas de elaborar muy antiguas, que, conjugadas con los conocimientos actuales, dan resultados sorprendentes.

Comparte #Viñátigo