Un año más, y aprovechando la celebración de San Andrés, en Bodegas Viñátigo disfrutamos el pasado 24 de noviembre con amigos, clientes y amantes del vino de nuestra jornada de Puertas Abiertas.

La festividad de San Andrés en nuestra comarca está muy ligada al mundo del vino, ya que es cuando se toman los vinos de la nueva cosecha, acompañados por la gastronomía tradicional de época: castañas asadas y sardinas saladas.
Por las condiciones climáticas de esta cosecha, este año hemos podido ya a mediados de noviembre catar varios vinos nuevos. En concreto cuatro: el Viñátigo Blanco y el Viñátigo Rosado de nuestra colección Clásicos y el Marmajuelo y el Malvasía Aromática Afrutado de la colección Varietales.
Aparte de haber degustado los nuevos vinos y la gastronomía tradicional, también hemos podido correr las tablas en la propia bodega. Esta tradición de San Andrés se remonta a cuando antaño, al haber terminado las fermentaciones y cuando había que hacer los trasiegos, los bodegueros llevaban las barricas hasta la orilla del mar para lavar las barricas con agua salada.

Comparte #Viñátigo