El periódico El Día publicó el suplemento especial “Comprometidos con Canarias” dedicado a las empresas que más han innovado y aportado valor al desarrollo económico de la región durante los últimos 25 años. En el mencionado suplemento Bodegas Viñátigo cobra un papel fundamental en el sector vitícola canario y el periódico lo explica en un excelente reportaje donde cuenta la historia y filosofía de nuestra bodega, elementos estos que han echo que seamos, según la publicación, la vanguardia de los nuevos vinos de canarias.

Agradeciendo al periódico El Día la deferencia con nuestra bodega, reproducimos aquí el texto íntegro para que no pierdas detalle:

BODEGAS VIÑÁTIGO: VITICULTURA DE VANGUARDIA PARA LOS NUEVOS VINOS DE CANARIAS

En su convencimiento claro y decidido en pro del desarrollo del sector vitivinícola canario, Bodegas Viñátigo va camino ya de tres décadas apostando por la diferenciación y por la recuperación de un patrimonio canario, el vitivinícola, que siendo como es genuino y único permite diferenciar nuestros vinos de los del resto del panorama nacional, a pesar de las dificultades que implican el hacerlo desde un territorio archipielágico, fragmentado, diminuto, remoto y alejado del Continente.

Cuando hace más de veinte años la inmensa mayoría del sector vitivinícola canario apostaba al unísono por la introducción de variedades foráneas – que erróneamente se consideraban y denominaban “mejorantes” – cómo la única forma de revitalizar la vitivinicultura de nuestro Archipiélago, desde un pequeño municipio del Norte de Tenerife,  La Guancha, Bodegas Viñátigo defendía con pasión y con ahínco lo genuino como única vía a la diferenciación, apuesta esta que el tiempo ha demostrado era acertada.

El camino emprendido en su día, no ha sido un mero tema de criterios y opiniones, sino que se ha fundamentado en una ingente labor de investigación, que inicialmente se apoyó en un importantísimo proyecto del Instituto Nacional de Investigaciones Agrarias (INIA) conjuntamente con la Estación Enológica de Galicia (EVEGA) que permitió aprovecharse del amplio conocimiento sobre la recuperación de variedades minoritarias gallegas – profundizando en la descripción morfológica y en estudios de fertilidad – que permitió adquirir a Bodegas Viñátigo el conocimiento de la poda de todas y cada una de las variedades de uva canarias.

Avanzado el tiempo y el proyecto, ya en colaboración con la Universidad de La Laguna y la de Zaragoza, se emprendieron nuevos retos encaminados a profundizar en modelos de elaboraciones para las distintas variedades, al tiempo que caracterizar aromáticamente las mismas, todo ello en base a rigurosos estudios que fundamentaron tal descripción organoléptica y que han sido base y fundamento de algunas Tesis Doctorales.

A dichos estudios morfológicos prosiguieron nuevas investigaciones encaminadas a la identificación varietal impulsando investigaciones, en colaboración con la Denominación de Origen Ycoden Daute Isora, que permitieron la identificación de las variedades canarias en base a 21 marcadores de su ADN, en un modelo de colaboración con la Universidad Rovira y Virgili al que dada su relevancia y éxitos obtenidos se han sumado con posterioridad otros organismos e instituciones, que han encontrado en esta vía luz para un panorama hasta entonces bastante confuso en lo que a la identificación se refiere.

Pero mirar atrás no significa que la labor continua, incesante e intensa de investigación haya cesado en la actualidad. Nuevos proyectos de caracterización polifenólica de las variedades tintas de Canarias, en colaboración con la anteriormente mencionada Universidad Rovira y Virgili de Tarragona, aportarán en breve conocimiento sobre las técnicas a aplicar en las distintas elaboraciones de nuestras variedades tintas.

Todo ello hace de Bodegas Viñátigo un referente en el panorama vitivinícola de Tenerife, de Canarias y nacional, en el que ha jugado un fundamental papel en la recuperación del extenso patrimonio varietal canario, poniéndolo en valor y prestigiando el mismo. No en vano, la bodega guanchera cultiva en la actualidad más de 15 hectáreas de viñedo y elabora, además, la producción de más de 50 pequeños viticultores que desarrollan sus cultivos siguiendo las directrices de la bodega bajo la “filosofía Viñátigo”, es decir: natural, sostenible y respetuoso con el medioambiente. Todos los viñedos están situados en el Noroeste de la Isla de Tenerife buscando con dichas elaboraciones la máxima expresión del terroir de toda la zona.

El compromiso con la sostenibilidad y lo natural no se detiene en el cultivo, sino que se aplica asimismo a las elaboraciones realizando las mismas sin la utilización de sulfitos y considerando, en el propio diseño de la bodega, la realización de los procesos exclusivamente por gravedad, minimizando el consumo energético y dando un tratamiento muy delicado a la vendimia, así como controlando la climatización de las instalaciones de forma natural aprovechando la influencia de los vientos Alisios que llegan frescos desde el Atlántico.

Viñátigo, cultiva exclusivamente variedades de vid canarias, 17 diferentes, en viñedos ubicados desde el nivel del mar hasta más de 1.000 m de altitud en función de las necesidades climatológicas y requerimientos de suelo para cada variedad. Todas sus elaboraciones se van realizando separadamente parcela a parcela y dentro de cada una, separando incluso los bancales en función de variedad y grado de maduración, realizándose todos los trabajos de forma manual con un tratamiento muy delicado.

En la actualidad, y gracias a todo lo explicado, los vinos de Viñatigo gozan de un alto reconocimiento nacional e internacional por parte de un público exigente, ávido de catar sabores sorprendentes y novedosos, comercializando con gran éxito sus elaboraciones en Canarias, Península y también exportando a más de 16 países.

Un modelo pues, el que representa Bodegas Viñátigo, comprometido firme y decididamente con Canarias, cuyo éxito se debe a sus cultivos naturales evitando tratamientos químicos, el tratamiento artesanal priorizando trabajos y operaciones manuales, a cultivos integrados en el paisaje de viñedos sin injertar, exentos de filoxera y de variedades exclusivas muchas de las cuales ya no existen en otros lugares del mundo,  que permiten que sus  vinos hayan contribuido, sin lugar a duda alguna, a recuperar la calidad y el lugar que nunca perdieron nuestros Canary Wine en su historia más gloriosa.

vía.- www.eldia.es

 

Comparte #Viñátigo